La razón por la que someterse a un tratamiento ortodóncico no es únicamente la estética, al contrario de lo que pueda parecer en un principio.

Tener una sonrisa bonita es muy importante, pero unos dientes bien alineados ayudan a prevenir enfermedades periodontales y tiene beneficios funcionales como mejorar la oclusión y favorecer el desgaste homogéneo de las piezas dentales.

Además, se evitarían otros problemas como el bruxismo, dolores de mandíbula, migrañas o dolores cervicales.

Pero vamos a ver qué es la ortodoncia.

¿Qué es la ortodoncia y para qué sirve?

La ortodoncia es la especialidad de la Odontología que se encarga de diagnosticar, prevenir y corregir los defectos en la posición de los dientes.

Con el fin de dar solución a estos defectos, que en la mayor parte de los casos se deben a problemas de apiñamiento, sobremordida, mordida abierta, mordida cruzada, diastemas o separaciones entre los dientes, etc. se ha de llevar a cabo un tratamiento de ortodoncia con el fin de mejorar la oclusión y el alineamiento.

¿A qué edad es recomendable visitar al ortodoncista por primera vez?

Lo aconsejable es cuando un niño tenga cinco o seis años, con el fin de hacer una evaluación y detectar posibles problemas óseos que permitan un desarrollo y crecimiento de los huesos y dientes correcto.

Con este diagnóstico y mejora se podrán evitar tratamientos más largos y costosos en la edad adulta.

En caso de necesitar un tratamiento de ortodoncia, la edad ideal es sobre los 7-8 años.

Con el fin de corregir problemas de posiciones anómalas en los huesos maxilares o asimetrías faciales que en un futuro pudieran derivar una cirugía maxilofacial, se debe de poner un tratamiento de ortodoncia interceptiva.

Para llevar a cabo este tratamiento se usarán aparatos fijos o removibles que corrigen la alineación dental y/o de hueso maxilofacial.

¿Qué pruebas se necesitan para iniciar un tratamiento de ortodoncia?

Se ha de llevar a cabo un estudio previo con pruebas diagnósticas: fotos intraorales y extraorales, radiografías, encefalometrías y modelos. 

“Esto va a permitir que se pueda analizar cada caso y poder establecer el plan de tratamiento adaptado a las necesidades de cada paciente”, indica el Dr. Alexander Czech.

¿Qué tipos de ortodoncia hay?

Se pueden distinguir entre aparatos fijos y aparatos removibles.

Aparatos fijos

Son conocidos como brackets. Y pueden ser:

Brackets metálicos, van cementados sobre la cara visible del diente. Es la opción más económica, por lo que es más recomendada para niños ya que el tratamiento para ellos suele ser de menor duración.

Brackets transparentes, son muy estéticos. Están realizados con microcristales de zafiro, por lo que son muy resistentes y no se tiñen con el paso del tiempo.

Brackets Damon, o de autoligado. Permiten no tener que llevar ligaduras metálicas o elásticos. De esta manera se reduce la fricción, y por tanto, el tiempo de tratamiento.

La ortodoncia lingual, estos brackets van cementados en la cara interior del diente, por lo tanto son los más estéticos que existen.

Aparatos removibles

Son los llamados alineadores, se trata de fundas o férulas transparentes que son hechas a medida.

Su objetivo es corregir malformaciones dentales con un micromovimiento concreto. 

Cada juego deberá cambiarse cada dos semanas. Y han de llevarse durante al menos 22 horas al día, pudiendo quitarlas para comer o lavarse los dientes.

¿Cuánto duran los tratamientos de ortodoncia?

La duración del tratamiento dependerá de la anomalía de cada paciente.

El promedio cuando el problema es de carácter leve suele ser de unos 12 meses. 

En cambio, si incluye extracciones puede durar entre 18 y 24 meses.

En casos extremos, de 3 a 4 años.

¿Cuáles son los cuidados específicos para la ortodoncia?

Los aparatos de ortodoncia fija no dañan en absoluto a la pieza dental pero requieren un mayor cuidado y atención en cuanto a higiene se refiere.

Además de un correcto cepillado, también se debe incluir el uso de hilo dental y de cepillo interproximal para eliminar todos los restos que hayan quedado entre los dientes, de difícil acceso.

Asimismo, los pacientes deberán evitar ciertos tipos de alimentos como son los frutos secos, o tomar alimentos mordidos como bocadillos o manzanas.

¿Es posible llevar ortodoncia en distintas etapas de la vida?

Con el paso de los años, la dentadura tiende a apiñarse y hay desgaste en los dientes y encías, por lo que es probable que la posición de las piezas dentales cambie.

Por ello, es conveniente que, una vez terminado el tratamiento de ortodoncia, se coloque algún tipo de retenedor

Estos retenedores tienen como objetivo principal que los dientes no vuelvan a su posición inicial antes del tratamiento de ortodoncia.

Actualmente se ha observado la importancia de colocar los retenedores una vez terminado el proceso de ortodoncia para que se mantenga la posición que la dentadura ha adquirido.

Pueden ser fijos o removibles. 

Y su colocación y duración dependerá de la valoración que estime oportuna el ortodoncista.

Finalmente, queda recomendar que se acuda periódicamente a revisiones dentales para que el profesional pueda controlar la evolución y crecimiento de los huesos maxilares y la colocación de las piezas dentales.

Attachment

Las cookies son importantes para el correcto funcionamiento de un sitio. Para mejorar su experiencia, utilizamos cookies para recordar detalles de inicio de sesión y proporcionar un inicio de sesión seguro, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y proporcionar contenidos a la medida de sus intereses. Haga clic en Aceptar y continuar para aceptar las cookies e ir directamente al sitio. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar